18/08/2021

Thin Content: Qué es y cómo evitarlo para no perder tráfico web por ello

por Carlos Lorenzo

¿Alguna vez te has preguntado por qué tu web, que es tan mona, no se posiciona bien? ¡Cuidado! porque el Thin Content puede que sea el problema.

Thin Content: no enfades al oso

Antes de definir lo que es el ‘thin Content’, repasemos un poco de dónde surgió y porqué se convirtió en un basic en el diccionario SEO. La realidad es que el punto de inflexión lo marca el algoritmo Panda que introdujo Google en 2011, que trajo una nueva estructura en los factores de clasificación en el buscador y se implementó para evitar que el contenido de mala calidad se clasificara bien. 

Panda tuvo un efecto brutal y cambió la forma en que las compañías abordan la creación de contenido, tanto desde el punto de vista de la optimización de motores de búsqueda (SEO) como del Search Engine Marketing (SEM). Con el nuevo algoritmo, el Thin Content no sólo devalúa el valor de una página web, sino que también devalúa la calidad de su dominio en su conjunto.

¿Qué es el Thin Content?

Se refiere al contenido de poca calidad y que no añade valor al usuario por su pobre contenido.

El término Thin Content no está demasiado extendido y no sé muy bien si es porque el nombre es un poco soso o poco descriptivo. Aunque en realidad, habiendo ya leído su definición, es algo que todos conocemos y que forma parte de nuestro día a día (hablo en nombre de todos los webmasters o creadores de contenido online).

Leyendo algunos foros e incluso otras entradas en la red, muchas veces el término se presta a confusión, ya que se traduce del inglés de manera muy literal “contenido delgado” o “contenido breve” haciendo referencia solo a la longitud de los contenidos, y se dejan por fuera otros atributos que forman parte del propio concepto, como que el contenido sea pobre, de poca calidad o interés para los internautas. En este sentido, una página puede ser de poco más de 400 palabras pero que responde realmente a las expectativas del lector. En este caso, no sería Thin Content.

Thin Content de manual

Podríamos hacer un breve checklist para que detectes si tienes Thin Content en tu web:

  • Artículos o publicaciones con menos de 300 palabras.
  • Sin enfoque de palabras clave.
  • Uso excesivo de palabras clave para ‘rellenar’.
  • Tiene muchos errores ortográficos o gramaticales.
  • Material o contenido desactualizado.
  • Contenido duplicado.
Thin Content checklist

Tipos de Thin Content

  1. Contenido automático: como su nombre lo indica, es un contenido autogenerado por herramientas de automatización. Es el Thin Content que más fácilmente detecta Google, ya que suelen tener errores ortográficos, falta de coherencia entre frases, traducciones incorrectas, y malas adaptaciones del contenido original del cual se extrajo.
  2. Contenido duplicado o robado: así de grave es para Google, como suena. Este tipo de Thin Content es el más perseguido por el oso de Google, su algoritmo Panda. Esto se debe en parte porque también es una mala práctica muy frecuente y extendida. 
    • Hablamos de contenidos que no son originales, sino que se plagian abiertamente de otras páginas webs. ¡OJO! que la traducción de páginas también se considera plagio y, por tanto, un delito contra los Derechos de Autor.
  3. Páginas con muy poco contenido. Aunque no haya una norma concreta de la longitud que debe tener un post o una página web. Cuando hablamos de poco contenido, hablamos de menos de 300-400 palabras.
  4. Las páginas puerta (del inglés ‘doorway pages’). Es otra mala práctica que consiste en llenar de palabras clave una página con la finalidad de redirigir tráfico a la web, aunque el contenido en sí no sea de valor.

¿Qué impacto tiene el Thin Content en el tráfico a tu web?

El Thin Content puede impactar de manera muy negativa en tu posicionamiento web, ya que Panda, el algoritmo de Google, no da tregua y penaliza este tipo de prácticas. Así que si estás buscando ganar visibilidad o generar más tráfico a tu web, este tipo de contenidos es lo que debes evitar a toda costa.

Pero el algoritmo de Google es solo una pieza de todo el puzzle, no menos importante son las críticas y el feedback de los propios usuarios lectores al entrar a esa página, y es que no hace falta que te dejen comentarios ni puntuar con una estrella. El simple hecho de no encontrar valor en tu página, y que les genere frustración por no encontrar lo que estaban buscando, es suficiente para que le hagan una cruz a tu sitio web y tu reputación online se vaya en picada.

No obstante, no te alarmes si de repente tienes unas pocas páginas con contenidos breves, o alguna pequeña pieza de contenido duplicada, no verás un impacto grande, todo es cuestión de hacer balance. Quizás tienes una página de producto o casos de éxito en el que necesites cierto contenido. ¡Pero que eso no sea la regla! siempre será mejor, no tener contenido duplicado, siempre.

Cómo deshacerte del Thin Content existente en tu web

Thin content cómo eliminarlo de mi web

Si detectas o te das cuenta de que has caído en alguno de los errores mencionados anteriormente, no te preocupes, el Thin Content se puede revertir (¡hazlo tan pronto cómo puedas!), y de esta forma mejorarás tu posicionamiento SEO.

  1. Amplía el contenido de tus páginas ya existentes: Esta opción lleva trabajo pero nuestro Panda (algoritmo de Google), que es un mimado, lo agradecerá. Agrega información de forma ordenada y estructurada, utiliza subtítulos, listas y cualquier otra herramienta que facilite la lectura al usuario. 
  2. Reemplaza la información existente: no tengas miedo a una buena remodelación necesaria, ya sabes que el gotelé se elimina con una espátula y mucho esfuerzo. Y es que hay veces, que por la propia estructura del contenido, no hay casi contenido que se pueda rescatar, en esos casos, toma más tiempo intentar ampliarlo y darle sentido, que directamente quitarlo y poner otro en su lugar.
  3. Elimina el contenido, porque es peor estar sola o solo, que mal acompañado. Aquí igual, tener Thin Content en tu web es peor que no tener nada, ya que éste compromete tu posicionamiento. Así que cuando revises un contenido, si ves que no puedes complementarlo con más información, o sustituirlo, es mejor tirarlo directo a la basura (¡Con dignidad eso sí! que en su momento te costó lo tuyo hacerlo). 

Cómo evitar el Thin Content: Crea contenido 5 estrellas

Contenido de valor

A nuestro oso no hay que darle bambú sino contenido de valor, ese es su alimento favorito. Así que te comento muy brevemente algunas técnicas para crear buen contenido y así alejarte del Thin Content:

Incluye información única de tu propia experiencia: generar el famoso “contenido único” no es fácil, así que quizás te pueda ayudar a rebuscar un poco dentro de tus propios archivos y ver qué información guardada puede ser útil para tus usuarios (que pueda ser público, claro). Por ejemplo, algo que se valora mucho son los testimonios de clientes. Esto hará que tu contenido sea irrepetible, ya que es un contenido adhoc que tu cliente ha hecho para ti. Además, te dará más autoridad y sobre todo, ganarás más confianza en tu audiencia, ya que es un tercero que está hablando de tus productos o servicios.

Contenido llamativo

Para poder dar la batalla con cientos de contenidos parecidos al tuyo, el soporte visual será tu gran aliado. Usa imágenes llamativas;  incluso conceptuales (evita pecar en poner siempre las mismas imágenes de tu producto), apóyate en vídeos explicativos (somos parte de la cultura TikTok e Instagram, y debemos adaptarnos a estos formatos), y rompe un poco los esquemas en la forma en cómo presentas tu contenido (siempre que se pueda y que no rompa con la identidad de marca).

Thin Content tutorial
Apóyate en vídeos y tutoriales explicando el tema

Contenido con información útil

Preocúpate por dar información no sólo única sino además que le pueda servir al lector. La clave está en mezclar datos o cifras actuales de informes de marcas o empresas conocidas, contenido que puedas extraer de otras web de referencia (incluso a modo cita), y por supuesto ejemplos de tus propias vivencias y experiencias. No hay nada que no valoremos más como lectores, que un contenido práctico y clarificador, que abiertamente resuelva el problema que tenemos. Por ejemplo, incluir un pequeño vídeo tutorial o un webinar del tema, es siempre un acierto seguro.

Usa herramientas de visualización de datos para lograr gráficos más llamativos

Thin Content vs Long click

En definitiva, el principal consejo que se nos puede dar a la hora de redactar contenidos para los distintos canales online que tengamos, es cambiar la mentalidad, es pasar de “generar contenido para mejorar el ranking en las SERPs” a crear contenido que realmente resuelva una duda, un problema, o una necesidad a nuestro target de lectores. Es decir, trabajar bien el posicionamiento orgánico.

De ahí que pasemos del Thin Content al Long click, este último no es más que una métrica de Google en el que prioriza que los usuarios pasen mucho tiempo en un sitio web antes de seguir su navegación por el buscador.

Cómo veis, no hay nada extraordinario en este post, porque no se necesita llevar capa y espada para posicionar mejor nuestros contenidos, solo basta con saber escuchar y entender lo que nuestros clientes o usuarios piden.

Si te ha gustado, puedes compartirlo aquí:
  • Twitter
  • Linkedin
  • Facebook