04/11/2020

Social Commerce: qué es y claves para implementar esta tendencia

por Alicia Pérez Estévez

Antes de entrar de lleno en el tema, comencemos con las dos cosas imprescindibles para aplicar el Social Commerce con éxito:

1 – La primera es tener un producto/servicio valioso, que aporte y sea útil. Que responda a una necesidad y/o mejore la vida de las personas de alguna manera. 

2 – La segunda es tener una presencia digital y una estrategia de marketing en redes sociales coherente, que muestre la esencia de la marca y que tenga contenidos de calidad. 

Si estás trabajando en ambas cosas, que estamos seguros de que sí, entonces te gustará leer todo lo que el Social Commerce puede traer a tu empresa y cómo es una tendencia magnífica para convertir el engagement en redes sociales en ventas reales. 

Ahora sí… ¡allá vamos!

¿Qué es el Social Commerce?

Es una estrategia donde utilizamos las redes sociales como canales de venta regular, para impactar a los clientes en los espacios virtuales más frecuentes y relevantes para ellos. 

Son un conjunto de acciones que nos permiten resaltar el valor de nuestros productos entre los clientes, en su propia “casa”, en su cotidianidad, para por supuesto, lograr mayores beneficios para todos. Con el Social Commerce, convertimos la interacción de las redes sociales en ventas. 

¿Cómo funciona el Social Commerce?

Social Commerce es una tendencia va más allá de la venta al uso y del “toc, toc” tengo esto para ti. Con esta técnica el cliente, su estilo de vida, sus intereses y sus movimientos en redes sociales, son el punto central.  Representa vender de la forma más orgánica y dinámica posible hoy. 

Contempla “enamorar” al cliente y atraerlo con acciones, diálogo constante y contenidos de calidad a nuestra marca, hasta lograr que sea completamente natural la compra y su repetición. 

También implica utilizar herramientas tecnológicas como apps y soluciones digitales, para que los usuarios/clientes puedan comprar nuestros productos y servicios de forma rápida, sencilla e intuitiva en las redes sociales. 

Ejemplo de acciones en Social Commerce

Nike realiza estas acciones de Social Commerce en 1 post de su cuenta de Instagram. 

Social Commerce ejemplo

Publica una imagen de una de sus usuarias, nadadora paralímpica, y coloca opciones de compra de los productos en el mismo post. 

Con esto, establece una conexión con sus clientes subiendo fotos de su cotidianidad, generando empatía y reforzando su filosofía de marca: Just do it. Además logra que se identifiquen de una forma más natural con sus productos, que pueden comprarse directamente desde el post y en pocos clics. 

Ventajas de Social Commerce

Hemos analizado las ventajas que puede traerte implementar una estrategia de Social Commerce. ¡Te lo contamos!

– El consumer journey de los clientes es mucho más amable y humanizado, por lo que el condicionamiento de los mismos hacia la compra es mayor, garantizando también un porcentaje de conversión mayor.

Nos permite trascender y evitar la publicidad directa que por lo general y cada vez más, desagrada a los clientes, generándoles rechazo por las marcas. 

Nos permite vender de una forma más rápida y ágil que las del eCommerce tradicional, a través de plataformas de pagos por chatbot por ejemplo y/o autocompletado.

–  Ayuda a ofrecer una mejor atención al cliente, ya que ampliamos los canales para resolver sus dudas y atender sus peticiones de forma más rápida y directa, lo cual favorece la fidelización. 

Aumenta el boca a boca y la reputación de la marca, que en definitiva es la base de la venta digital de estos tiempos. ¿O acaso hay una mejor manera de vender que a través de la recomendación de otra persona? 

Cómo implementar un modelo de Social Commerce

Desde el 2009, cuando Facebook lanzó las primeras tiendas dentro de su plataforma, el Social Commerce no ha hecho más que crecer y reinventarse una y otra vez, por lo que fórmulas exactas para aplicar esta tendencia, no existen. Sí existen pues, acciones más que comprobadas, que podemos aplicar para aprovecharnos y unirnos a las ventajas de esta innovación. Éstas son algunas:

– Define muy bien los clientes potenciales a los que vas a dedicar tu estrategia. Toma en cuenta que las generaciones más jóvenes, por razones obvias, son las que están más en sintonía con estas dinámicas. También son más propensos a realizar compras digitales impulsivas. Entonces, define tu cliente potencial principal y en el que caso de que no lo sea, incluye también a los más jóvenes, para lograr un proceso más rentable.

– Elige las redes sociales que mejor representan la esencia de tu marca, para por un lado trabajar en ellas tu estrategia de marketing, y por otro para saber dónde concentrar tu estrategia de Social Commerce. Vender en Facebook es distinto que en Pinterest, por ejemplo,  cada red social tiene alcances y límites diferentes. 

– Desarrolla una buena estrategia de marketing digital. Mantén tus perfiles de redes sociales impecables, con contenido de calidad tanto en imagen como en textos y en alta interacción, para generar esa confianza que impulsa a comprar. Poniendo especial foco en la atención al cliente en los canales visibles, como los comentarios, con respuestas estratégicas que aumenten el sentimiento positivo de los usuarios hacia la marca, y favorezcan las recomendaciones. 

– Permite la venta en tus redes sociales. Hay marcas que tienen una tienda directamente en su cuentas de Facebook o Instagram, como escaparate de venta directa de sus productos. Otra forma es colocar botones o etiquetas en las publicaciones que dirijan a una plataforma de venta digital. 

Facebook e Instagram permiten ambas opciones. En Pinterest funciona muy bien colocar botones de compra directo en los pines. Por lo pronto Youtube, permite colocar escaparates de los productos debajo de los anuncios.

– Vende a través de la bio y los comentarios. Utiliza la información de tu bio en redes sociales para que los usuarios puedan ir directamente a tus plataformas de venta. Así lo hacen influencers en Tik Tok, llamando la atención de sus seguidores sobre sus productos en sus publicaciones e invitándolos a comprar en “el link en la bio”. Otra forma es utilizar los comentarios, para dirigir a los usuarios hacia donde lo necesites. 

– Prueba la venta por chatbots. Hay marcas que están utilizando herramientas de inteligencia artificial, para establecer atención al cliente y dirigir procesos de compra a través de chats. Estos permiten a los usuarios ser atendidos por personajes virtuales, que les van guiando para realizar la compra de un producto y pagos automáticos sin tener que salir de la red social. 

– Mejora la interacción en web o tienda online: Asegúrate de que los productos de tu web o tienda online tenga la opción de compartirse en redes sociales, de evaluarse con un social rating (por estrellas o puntos) y por supuesto, que puedan comentarse, para activar ese efecto de contagio. 

– Impulsa a tus usuarios a dejar comentarios en Google. Anima de forma constante a tus clientes/seguidores a que te califiquen y describan su experiencia con tu marca en los comentarios de tus perfiles en el universo Google.

– Realiza una estrategia con influencers. Una de las formas más potentes de impactar a los usuarios es a través de sus referentes. Ubica perfiles relevantes para tus clientes potenciales, y ve realizando acciones periódicas con ellos, donde muestren las ventajas de tus productos dentro de su propio estilo de vida. Esto hará que directamente los usuarios quieran comprar tus productos, o que se vayan familiarizando hasta quererlos. 

En este sentido, toma en cuenta a microinfluencers, con menos de 35 mil seguidores por ejemplo, pues están demostrando tener tasas de interacción más altas, ya que al parecer representa mayor autenticidad para los usuarios que los grandes influencers. 

Y… algo muy importante. 

Analiza cómo es tu propio desempeño en tus redes sociales. Observa conscientemente qué tipo de acciones y publicidad te inducen a ti a la compra y cuáles no. Observa qué tipo de comunicaciones de otras marcas, te generan emociones positivas e incluso admiración y cuáles te producen rechazo e incluso te generan un “dejar de seguir”. 

Esta consciencia de uso de las redes sociales, te permitirá comprender mejor qué hacer y qué no en tu estrategia de Social Commerce, pues siempre es un acierto estar en el lugar del cliente. 

¡Feliz venta!

Si te ha gustado, puedes compartirlo aquí:
  • Twitter
  • Linkedin
  • Facebook