29/09/2021

Moda sostenible: 7 estrategias para adaptar tu tienda a esta tendencia

por Carlos Lorenzo

Es un hecho que la moda sostenible está desplazando el agotado modelo del fast fashion. La industria de la moda se adapta rápidamente para ofrecer al mercado una opción más ecofriendly, a la vez que lucha por mantener sus precios y el estilo que reconocen sus propios clientes.

Nuevos conceptos sobre la moda sostenible aparecen, como la economía circular, ecoeficiencia y la producción verde. Si bien se han dado grandes pasos hacia la economía sostenible. ¿Cómo se puede sumar la industria de la moda?

La respuesta, muy sencilla: La industria de la moda ya se ha sumado a la sostenibilidad.

Moda sostenible

La moda sostenible en cifras

Se espera que el mercado global de la moda sostenible crezca de los 4,67 mil millones de dólares conseguidos en el 2020, a los 5,84 mil millones de dólares a cierre de este año 2021, a una tasa de crecimiento anual (CAGR) del 25,1%. 

La tendencia al alza se observa en los últimos años, pero se intensifica ya que las empresas reanudaron sus operaciones y se adaptaron a la nueva normalidad mientras se recuperaban del impacto del COVID-19. Se espera que el mercado alcance los 8,3 mil millones de dólares a nivel mundial en el 2025, a una tasa de crecimiento anual del 9%.

Zoom in: Moda sostenible en España

A pesar de que el mercado marca una clara tendencia al consumo responsable, en España, el proceso va más lento. La moda sostenible supone en este país sólo un 6,5% de las compras totales, y el gasto medio se sitúa en 61 euros por compra, frente a la media de 246 euros del fast fashion.

Según un estudio realizado por la Consultora Simon Kucher, sólo el 4% de los consumidores en España prefiere comprar moda sostenible, en comparación al 33% del fast fashion y el 21% de la moda low cost. 

El informe nos muestra más datos, nos dice que los consumidores de la moda sostenible se dejan al año unos 702 euros y el consumo por género es muy equitativo, un 7% de los hombres en España son consumidores de moda sostenible, mientras que las mujeres un 6%.

La distribución por edad tampoco dista mucho, el 7% de los baby boomers y centennials consumen moda sostenible, y los millennials un 5%.

moda sostenible entre millennials

Estrategias para una moda sostenible

La industria textil es la segunda más contaminante del mundo, después del sector energético. El consumo per cápita es de 8,5 kg en ropa a nivel mundial, según el estudio Pulse of the Fashion Industry del Global Fashion Agenda. En el que también se afirma que llegaremos a las 102 millones de toneladas en 2030, lo que supone 11,86 kg por persona.

La moda sostenible es necesaria y urgente, así que cobra especial relevancia las 5R de la sostenibilidad: reducir, reparar, reusar, recuperar y reciclar prendas.

Para que el consumidor pueda poner en prácticas las 5R de la sostenibilidad, debes adaptar tu estrategia corporativa a una donde conviva mejor con el medio ambiente, para ello:

  1. Establece tu compromiso corporativo y comunícalo

Incluso tu misión y visión como compañía debe reflejar la apuesta por la moda sostenible. Tu estrategia debe pasar por una sólida política de RSC (Responsabilidad Social Corporativa) y de medio ambiente. Si los objetivos sostenibles son claros, el equipo de Marketing podrá comunicarlos de manera coherente a través de los distintos canales de la compañía. 

Puede que te sirva los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Un acuerdo al que llegaron los líderes mundiales en 2015, para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad. Cada objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 15 años.

2. Prioriza la materia prima

No basta únicamente con la teoría, hace falta poner en práctica los valores por los que apuesta la marca. El textil utilizado para fabricar las prendas de tu empresa deben estar producidos por proveedores que también sean ecofriendly o que defiendan la moda sostenible. También recomiendan los expertos en utilizar el mínimo de materiales mezclados y vigilar muy bien la cantidad de agua que necesita la producción de los textiles que necesitamos. Entre los textiles más sostenibles encontramos: algodón orgánico, algodón reciclado, bambú, lino, cáñamo, y prestad atención a este nuevo material que imita la textura de la piel, y es a base de la fibra de la piña, llamado Piñatex.

3. Del fast fashion al wise fashion

Incentivar la compra compulsiva ya no es negocio. Es cierto que el fast fashion ha generado y sigue generando grandes beneficios económicos por la gran cantidad de colecciones que sacan al año y su alta rotación, pero el comportamiento en el consumo ya hemos visto que está cambiando a una moda sostenible. Al reducir la velocidad con la que se introducen las colecciones, podemos prestar más atención a la calidad de nuestros productos. Además, cada vez más las personas se cuestionan valores éticos a la hora de comprar, así que prestan atención a elementos como dónde se produce la ropa, las condiciones laborales de quienes lo producen, etc.

4. Erre que erre: Reducir, reutilizar y reciclar

Las empresas deben tomar una postura más activa que incentive a sus consumidores a reducir, reutilizar y reciclar la ropa. Muchas de las grandes marcas ya tienen sus propias iniciativas de reciclaje, pero debe extenderse a todos los niveles, incluso las pymes. De hecho es una gran oportunidad para gamificar tu negocio y aumentar el engagement con tu cliente. Al promover con puntos o tokens canjeables en tus tiendas, los usuarios que reciclen sus prendas contigo, sienten que colaboran con el medio ambiente a la vez que se benefician.

Asimismo, dentro de la moda sostenible han surgido nuevos conceptos como el upcycling, que consiste en convertir esa prenda usada en algo totalmente nuevo. Más que reciclar, es reimaginar nuevos usos para una prenda.

moda sostenible reciclar y reutilizar

5. Incluir nuevas tecnologías para optimizar la cadena de suministro

La digitalización de las compañías no es simplemente entrar a las redes sociales y actualizar el CRM. Va mucho más allá y requiere de la utilización de la Inteligencia Artificial y el Internet de las Cosas (IoT) para hacer de la operativa, un proceso mucho más eficiente. 

Sensorizar y hacer una correcta recolección de los datos industriales para su tratamiento es fundamental, no solo para conseguir más transparencia y trazabilidad en toda la cadena, sino porque además se puede ganar en eficiencias. Un correcto análisis de fiabilidad de los productos te puede ayudar a detectar a tiempo, un posible error en la fabricación y por tanto, ahorrarte millones de euros y también evitar malgastar materiales.

También se puede ser mucho más eficiente en la logística, con técnicas de Inteligencia Artificial puedes optimizar las rutas logísticas para que sea más eficiente, de esta forma ahorras en combustible, lo que repercute también en tus cuentas.

optimización logística para una moda sostenible

Como último ejemplo, aunque la verdad es que hay infinidad de casos, puedes optimizar el stock para no tener tantas prendas sin vender. Gracias al Machine Learning, puedes detectar patrones de consumo en tus clientes y anticiparte a lo que se venderá más en la siguiente temporada.

6. Publicidad coherente

Tener toda la cadena de valor optimizada para que sea eficiente con el medio ambiente no es suficiente tampoco. Aquí los marketeers de la empresa deben tener también mucho tacto a la hora de presentar la oferta de los productos. No tiene sentido promocionar que la marca es ecofriendly imprimiendo una lona de 50 metros o utilizando merchandising con materiales no reciclables (suena tonto, pero lo he visto). 

Además, la publicidad en este sector también debe atender a otras necesidades y tendencias de consumo. Como lo es la diversidad o la protección a minorías sociales.

7. En la manos de tu cliente: el embalaje

Habiendo optimizado todo el proceso de venta de tus prendas, que no se te olvide revisar lo que le llega a las manos de tu cliente. ¿Te has planteado si es necesario el empaque, el envoltorio, la etiqueta y la tarjeta de “gracias por visitar”?.

La moda sostenible te obliga a darle una vuelta más, emplea el embalaje mínimo necesario, y que sea de materiales reciclados (así que olvídate del celofán). Los plásticos y envoltorios no aportan valor a tu prenda, así que apuesta por el minimalismo.

packaging ecofriendly en moda sostenible

Sostenibilidad, wise fashion, moda responsable, son términos que nos acompañaran en esta industria en los próximos años. No esperes más y empieza a adaptar tu tienda a las nuevas formas de consumo más sostenibles.

Si te ha gustado, puedes compartirlo aquí:
  • Twitter
  • Linkedin
  • Facebook