Cafeteras italianas eléctricas

Centro di gravità permanente

Si también eres de aquellos que quando arrivo a casa… Te entendemos. Algunos en el equipo somos adictos al café. Estas cafeteras italianas eléctricas son perfectas si te encanta la bebida (pero eres un poco zángano).

Ya tengo una cafetera, ¿vale la pena cambiarla?

La cafetera italiana es el elemento vertebrador del país (Pactos de Letr… ¿Qué?). Su versión eléctrica sigue los mismos principios que popularizase en los primeros años del siglo XX el ingeniero Alfonso Bialetti. Así que si eres purista del café, ¡tranquilidad! A penas notarás cambio en el sabor de tu bebida.

Si tiendes a la holgazanería probablemente te hayas comprado una de cápsulas. Parece que estos modelos tienen el don de la ubicuidad. Sentimos decirte que el sabor del café es infinitamente mejor en una cafetera italiana –eléctrica, manual o tipo espresso–.

Cafeteras italianas eléctricas

Piensa en la DeLongui Alicia como el hijo de una moka tradicional y una cafetera eléctrica de goteo. La base siempre está fría. Además se apaga automáticamente cuando el agua ya ha pasado y mantiene el café caliente 30 minutos. Hace hasta 9 tazas, pero puedes ajustar cantidades con las marcas que vienen. What’s else?

Cafeteras automáticas: barista en casa

Una buena taza de expresso no es solo cosa de cafeterías hipster con baristas tatuados. Esta cafetera eléctrica express de Smeg lo tiene todo. Basta con pulsar el botón (puedes programar el largo del café) y esperar tu espresso. No vamos a negar que su diseño vintage (¡Argh! La vena hipster…) también ha influido en la elección. 

Cafeteras superautomáticas

Lo admitimos. La DeLongui PrimaDonna es, de lejos, una de las cafeteras espresso automáticas más caras del mercado. Pero, ¡ay! ¿Cuánto vale esa espumita de leche en tu capuchino? ¿Y el grano recién molido con solo darle al botón? Porque el funcionamiento es literalmente así: pones grano, rellenas el tanque de agua y eliges tu café. ¿Lo mejor de todo? El molinillo integrado te ahorra comprar el artículo suelto.

Si tienes menos presupuesto, échale un vistazo a esta de Siemens que está estupenda y vale mucho la pena. Con 15 bares de presión y 5 bebidas programables, es una buena opción –si sacrificar el espumador de leche no es una línea roja de tu desayuno, claro–.

Cafetera italiana manual e estremamente classica

No existe debate. El sinónimo de cafetera moka es Bialetti. No es eléctrica, pero su diseño italianísimamente atemporal merece estar en cualquier ranking. Si lo tuyo es el café fuerte, una palabra que aparece mucho en reseñas de clientes, esta cafetera es para ti.

Las cafeteras manuales requieren que los granos de café estén muy bien molidos. Tienes que tener cuidado de llenar el tanque de agua hasta la válvula. Tampoco pongas el fuego al máximo si no quieres un café chamuscado.